Crema japonesa

Anuncio

El agua de jengibre realmente garantiza resultados cuando se trata de perder peso. Te ayuda a quemar grasa de los lugares más difíciles y perder peso en muy poco tiempo. Las caderas y la región abdominal, que es la más difícil de moldear, ya no serán su área problemática.

La bebida funciona acelerando el metabolismo y ayudando al cuerpo a quemar grasa. Le ayudará a ponerse en forma en poco tiempo sin poner en peligro su salud, y es especialmente eficaz contra el exceso de grasa en el vientre, las axilas, las caderas y los muslos, las llamadas zonas críticas que requieren un esfuerzo adicional para derretirse.

Los beneficios de la bebida no se detienen ahí. Además de arrojar el exceso de peso, esto es lo que el agua de jengibre también puede ayudar:

Normaliza la presión arterial.

Beber agua de jengibre con regularidad aliviará su presión arterial alta y la mantendrá estable. La bebida también prevendrá la formación de coágulos de sangre que se sabe que son fatales.

Trata infecciones

Durante siglos, el jengibre se ha utilizado contra una variedad de infecciones, incluidos los resfriados y la gripe.

Agente anti-inflamatorio

La bebida tiene poderosas propiedades antiinflamatorias que la convierten en un remedio ideal contra enfermedades inflamatorias como la artritis y la gota.

Anuncio

Mejora la circulación

El jengibre tiene la capacidad de aumentar su circulación principalmente debido a la presencia de hierro y zinc. Ambos minerales pueden mejorar el flujo sanguíneo y prevenir una variedad de problemas relacionados con la mala circulación.

Tratar la gripe y los resfriados.

El jengibre se ha utilizado como un remedio natural para la gripe y los resfriados durante el invierno durante bastante tiempo. Beba agua de jengibre regularmente durante el agua para apoyar su sistema inmunológico y ayudar a combatir estas infecciones.

De esta manera es cómo se debe preparar esta bebida:

Ingredientes:

1.5 l. de agua
Algunas rodajas finas de jengibre
Un poco de jugo de limón

Instrucciones

Verter el agua en una cacerola y hervirla. Mientras tanto, lave y pele el jengibre, luego córtelo en rodajas. Agregue las rodajas en el agua hirviendo y hierva a fuego medio hasta que estén suaves, luego deje que el té se enfríe, cuele, agregue un poco de jugo de limón y disfrute.

Anuncio