Esto es lo que sucede en tu cuerpo cuando tomas Anís

Anuncio

El anís contiene creosol y alfapireno, compuestos químicos que desprenden las secreciones bronquiales y facilitan su expulsión.

Propiedades Curativas del Anis

El anís es estimulante, antiespasmódico, antiflatulento, neurótico, urgente y parasiticida. El anís se ha empleado tradicionalmente como remedio para la tos, la bronquitis y el asma, y la ciencia médica respalda esta propiedad.

El anís es un exelente tónico estomacal digestivo y estimulante. Un compuesto químico, el anetol, tiene acción digestiva, lo que respalda su uso tradicional como tisana ingerida después de las comidas. También alivia los cólicos de recién nacidos.

El anís también contiene compuestos químicos, dianetol y fotoanetol, similares a la hormona femenina estrógeno; esto justifica el uso tradicional del anís durante el periodo de lactancia. Aunque la acción del estrógeno del anís es suave, de todos modos puede producir alivio en los padecimientos de la menopausia.

Anuncio

Según informes reciente el anís estimula la regeneración de la célula del hígado en ratas de laboratorios, lo que sugiere que la planta tiene valor en el tratamiento de las enfermedades hepáticas.

Preparación: Se prepara una infusión con una cucharadita de semilla por taza (8 oz) de agua hirviendo; dejar reposar de 10 a 20 minutos y colar.

Cocimiento para Cólicos: Hervir una cucharadita de semillas de aní o de plantas fresca en ½ litro de leche durante 10 minutos. Agitar y beber caliente.

Dosificación: beber 3 tazas por días. En caso de cólicos una taza (8oz) cada 8 o 12 horas. Para uso externo se usa toda la planta en forma de infusión.

Ingredientes Activos: Aceite esencial con anetol, aceite graso y colina.

Fuente e imágenes: AntidotoNatural

Anuncio