La SOPA DE LIMPIEZA de 3 Días: come tanta sopa como desee y combate la inflamación, la grasa del vientre y otras enfermedades

Cuando veas todo lo que puedes lograr en tu cuerpo y salud solo consumiendo sopas, de seguro te impresionará tanto como a mi. Las abuelas siempre nos han dicho que las sopas son muy buenas porque alimentan, y la verdad siempre tuvieron la razón, pero son mejores aun cuando también son capaces de limpiar nuestro organismo de forma efectiva.

Lo bueno de todo esto, es que hoy te traigo varias recetas de sopas desintoxicantes las cuales combaten una gran cantidad de enfermedades y toxinas del cuerpo, además de ser sumamente fáciles y económicas. Así que, si quieres saber como limpiar tu cuerpo y alimentarte a la vez, lee hasta el final como preparar estas fáciles sopas.  Cada cierto tiempo es necesario que nos hagamos una limpieza interna para eliminar las toxinas del cuerpo, limpiar la piel, refrescar los órganos y mantener una apariencia juvenil. Debido a esto las personas siempre están buscando distintos métodos para hacerse estas limpiezas.

Beneficios de la limpieza de la sopa

Las sopas son conocidas por ser un gran desintoxicante, además de mantener el cuerpo lleno de nutrientes, vitaminas y minerales. Al desintoxicar el cuerpo automáticamente aumentará el rendimiento del hígado, del intestino, los riñones, el sistema linfático, los pulmones.

Esta limpieza también permite al cuerpo absorber ácidos grasos y aminoácidos que alivian la digestión y estimulan el sistema inmunológico. Algunas de las propiedades que aportan las sopas al organismo son: reducción de la inflamación, aumenta la energía, previene enfermedades, controla el azúcar en la sangre, aporta rejuvenecimiento celular, pérdida de peso.

Cómo hacer una sopa de limpieza: La primera fase comienza con un día, y un mes después aumenta el tiempo de duración a tres, necesitarás tomar de cinco a seis sopas diarias, en caso de que esto no sea suficiente puedes ingerir más.

Preparación de la sopa de desintoxicación: El primer paso es realizar un caldo miso, caldo de hueso o caldo de verduras, agrega las especias medicinales cúrcuma, jengibre, comino, ajo, canela, luego agrega las verduras espinacas, calabacín, puerros, cebolla, zanahorias. Los vegetales de almidón siempre buenos, como la batata, el plátano, la calabaza, la chirivía, la remolacha, también debes agregar la proteína como frijóles, lentejas y nueces, además puedes agregar al gusto, aceite de coco, aceite de oliva, aguacate, aceite de aguacate por último, mezcla todo. Estas son dos recetas de sopa de desintoxicación.

Anuncios

 Sopa de desintoxicación de brócoli

Ingredientes:
2,5 tazas de brócoli,  3 tallos de apio finamente cortados en cubitos, 1 cebolla picada finamente, 1 taza de col rizada o espinaca, 2 zanahorias peladas y finamente picadas, 2 tazas de caldo vegetal o de hueso, ½cucharadita de sal marina
Jugo de ½ limón, 2 cucharadas de aceite de coco, 2 cucharadas de colágeno (opcional)

Preparación:
Para iniciar debes calentar el aceite de coco en una olla, y luego agregar la cebolla, el apio y el brócoli,  cocinar  durante 5 minutos y revuelva de vez en cuando. Agrega el caldo, dejar hervir la sopa durante 5 minutos, hasta que esté suave, mezcla hasta que esté uniforme y espeso.

Sopa de desintoxicación de jengibre y zanahoria
Ingredientes:
2 libras de zanahorias picadas, 2 cebollas peladas y picadas, 6 tazas de caldo de hueso o vegetales, 3 cucharadas de jengibre fresco, rallado, 3 dientes de ajo picados, 1 taza de leche de coco, sal marina, pimienta negra y polvo de cebolla al gusto, 2 cucharadas de aceite de coco, 2 cucharadas de proteína normal o colágeno en polvo (opcional).

Preparación:
En una cacerola vas a agregar las zanahorias, el caldo, jengibre y ajo, hierve esta mezcla a fuego lento, luego saltea las cebollas en una cacerola y añade (mantequilla hindú),  continúe hasta que esté caramelizada, mezcla todo en una licuadora hasta que la textura este lisa y gruesa, por último agrega la leche de coco y condimentos y revuelve bien.

Estos consejos son sólo para fines informativos y educativos, no es un sustituto de consejos médicos profesionales, de diagnósticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu médico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condición médica.