Estos hábitos tan comunes provocan la caída de tus senos

Toda mujer quiere tener pechos en buena forma a lo largo de su vida. Lamentablemente, esto no es posible en la mayoría de los casos. La flacidez de mama es un proceso natural que ocurre con la edaden la que los senos pierden su flexibilidad y elasticidad.

 Aunque los senos caídos por lo general comienzan a suceder después de que una mujer llega a 40, puede aparecer antes. Aparte de la edad, otros factores que causan los senos caídos incluyen la lactancia materna, el embarazo, la menopausia, la rápida pérdida de peso o ganancia, ejercicio extenuante, las deficiencias nutricionales y el uso de un sostén mal ajustado.

senos-caidos

Son muchos los factores que amenazan la firmeza, tonicidad y juventud de los senos. También influye, por ejemplo, el tamaño de los mismos, la cantidad de bebés que se amamanten, los cambios drásticos en el peso e incluso el tipo de sostén que se utiliza. Sin embargo, la mayoría de mujeres suele ignorar otros factores contundentes que pueden provocar la caída temprana de los senos.

Los senos son una de nuestras armas de atracción, seducción y sensualidad; darles el cuidado adecuado y tener buenos hábitos podría ser clave para conservarlos jóvenes por más tiempo. A continuación te compartimos los hábitos que deberías evitar si no quieres que tus senos se caigan.

UN MAL SOSTÉN

Este es uno de los hábitos más comunes e ignorados que existen. Los sostenes están hechos de materiales flexibles que se adaptan fácilmente a nuestro cuerpo. Sin embargo, muchas no utilizan la talla adecuada y un mal ajuste puede generar flacidez en los senos. Lo ideal es buscar un sostén de la talla adecuada, que se ajuste perfectamente, pero sin que apriete demasiado. Hasta un 80% de las mujeres utilizan un sostén inadecuado ¿Formas parte de ese grupo?

Anuncios

LOS CIGARRILLOS

El tabaquismo es un vicio que, además de afectar nuestra salud a nivel general, también hace que la piel pierda su elasticidad y que los senos se caigan y se arruguen fácilmente. Este mal hábito reduce la cantidad decolágeno en la piel y desmejora la circulación sanguínea. Esto provoca que la piel se desgaste fácilmente y los signos de la edad aparezcan de forma prematura.

BAJAR Y SUBIR DE PESO REPETIDAMENTE

El solo hecho de bajar drásticamente de peso hace que la piel pierda firmeza y se reduzca la grasa corporal. Los senos están compuestos de glándulas y grasa, razón por la que bajar de peso puede hacer que se caigan fácilmente. Con relación a esto, casi siempre suele haber caída de los senos cuanto hay una dieta en la que se baja y se sube repetidamente de peso. Cuando no tenemos una dieta que equilibre nuestro peso, esto genera una tensión en la piel y el resultado será unos senos caídos. Por lo tanto, lo ideal es tratar de mantener un peso estable a través de una dieta equilibrada.

NO PROTEGERSE DEL SOL

A pesar de las múltiples advertencias que se han hecho sobre los riesgos de exponerse directamente al sol, aún son muchas las que no utilizan un buen protector solar para cuidar su piel y su salud. Este mal hábito también afecta la firmeza de los senos, pues precisamente el escote es uno de los que más recibe los rayos directos del sol. Estos rayos hacen que la piel se queme, se arrugue y se envejezca prematuramente. Lo ideal es aplicarse un buen protector solar antes de exponerse a los rayos UV, y procurar evitar exponerse al sol tanto como sea posible.

MALA POSTURA Y SIN EJERCICIOS

El ejercicio es una de las claves para tener unos senos firmes, redondos y fuertes. Sin embargo, es muy importante saber trabajar bien esta área del cuerpo, ya que movimientos repetitivos hacia atrás y adelante pueden provocar que los senos se caigan fácilmente ya que el colágeno que sostiene los senos se reduce. Por lo tanto es importante asegurarse de apoyar los senos durante las sesiones de ejercicio de alto impacto y, en general, cuidar de la postura todo el día. Mantener una buena postura tanto al caminar como al sentarse también es clave para conservar la firmeza de los senos. Es importante mantener la espalda recta y los pechos levantados como con mucho orgullo.

Fuente e imágenes: MejorconSalud