Basta de pastillas para tus problemas de tiroides. Esta es la solución que los doctores ocultan.

El hipotiroidismo es un trastorno que se produce cuando la glándula tiroides no logra producir la hormona tiroidea en cantidades adecuadas según lo que el cuerpo necesita.

Al disminuir su función y descender la secreción de la hormona tiroidea nos encontramos frente a esta disfunción que afecta a millones de personas en todo el mundo siendo las mujeres las que llevan las cifras a niveles superiores por ser 10 veces más propensas que los hombres a sufrir de problemas en las glándulas tiroides, en especial si ya superaron los 35 años de edad.

Woman massage her neck

Algunas de las formas en que los problemas de glándulas tiroides afectan nuestra vida son:

– Cansancio crónico
– Nerviosismo e irritabilidad
– Cambios en el apetito
– Baja libido
– Piel seca
– Trastornos en el metabolismo
– Alteraciones menstruales
– Sensación de frío
– Hipertensión
– Dolor muscular
– Cambios en la contextura del cabello
– Dificultad para concebir
– Molestias en el cuello y voz ronca
– Dificultad para conciliar el sueño

Anuncios

Esto genera la necesidad de hacer cambios en nuestra vida a partir de los tratamientos que debemos seguir, pero estos tratamientos muchas veces son invasivos o generan efectos secundarios.

Es por ello que hoy te enseñaremos a preparar un remedio casero y natural sin efectos secundarios para todos aquellos que tengan problemas de tiroides por falta de yodo.

Toma nota de estos ingredientes:

– 1 recipiente de vidrio
– 40 nueces verdes
– 1 kilo de miel orgánica

Preparación:

1- Lava bien las nueces y con un cuchillo muy filoso realiza pequeños cortes en ellas. Coloca las nueces dentro de un recipiente de vidrio y cúbrelas con miel.
2- Colócalas en un lugar en donde reciba sol directo durante 40 días aproximadamente.
3- pasados los 40 días cuela la preparación retirando las nueces y conservando sólo el líquido filtrado.

¿Cómo se toma?

Toma tres cucharadas al día un rato antes de cada comida durante una semana. Al cabo de ese tiempo, sólo toma una cucharada diaria un rato antes del desayuno.